¡El argumento de compra más convincente y la garantía de no toxicidad para madre e hijo!

 

TOXPROOF® para nuestros cojines de lactancia

La salud y seguridad de su familia es muy importante para nosotros.
Ya en 1994 comenzamos con un laborioso tratamiento contra las emisiones de estireno, siendo el primer proveedor de cojines de lactancia en hacerlo. Compare los resultados de las pruebas realizadas a conocidas marcas de cojines de lactancia publicados en la revista Ökotest 1997/98.
Aún hoy en día, no son los proveedores de bajo costo los únicos en utilizar material de relleno sin tratar. El certificado TOXPROOF® de TÜV Rheinland/Brandenburg para cojines de lactancia libres de sustancias nocivas, habitual en productos de fabricantes responsables, fue desarrollado en colaboración con Theraline e introducido en 1998 y le garantiza la compra de un producto sano.
Pero cualquiera que sea el material del relleno o de la funda, la ausencia de sustancias nocivas y la seguridad de los productos serán siempre nuestra prioridad. Naturalmente, los cojines de lactancia con relleno de perlas Theraline están certificados desde el año 1998 con la etiqueta TOXPROOF® de TÜV-Rheinland.

 

Para poder otorgar este certificado a un producto, deben cumplirse los más estrictos criterios de TÜV Rheinland:

Con la introducción de este estándar de seguridad "oficial" en 1998, esperamos haber dado el paso correcto para continuar con el éxito de nuestro relleno de perlas Theraline, cuyas ventajas, como la transpirabilidad, el poco peso, el bajo nivel de ruido, entre otras, no se consiguen con otros materiales sintéticos de relleno (por ejemplo con el polipropileno).

Cojín de lactancia con certificado Öko-Test

Además del certificado TOXPROOF® de TÜV-Rheinland otorgado en 1998 a todos los cojines de lactancia Theraline, nuestro cojín de lactancia original fue distinguido en 2003 con la etiqueta ÖKO-TEST "muy bueno", siendo el primer cojín con relleno de perlas de EPS en recibir tal distinción.
Nos alegra de manera muy especial esta nueva distinción otorgada a nuestro cojín "grande". Por supuesto, los cojines "pequeños" también cumplen con las exigencias de la revista ÖKO-TEST, pues en general todos los cojines son fabricados con materiales idénticos. Por esta razón, la cliente que opta por otro cojín de nuestra gama puede estar segura de obtener un producto completamente "sano".
En la fabricación de todos los productos se utilizan solo materiales libres de sustancias nocivas. Con especial esmero se eliminan del material de relleno las posibles sustancias nocivas.

Campaña "la prueba del olor"

El relleno de perlas utilizado por Theraline es sometido a un sofisticado tratamiento para transformarlo en un relleno de cojín inocuo para la salud.
Esto está garantizado por el certificado TOXPROOF® de TÜV Rheinland que se coloca a cada cojín de lactancia Theraline. Por desgracia, esto no es algo habitual para muchos proveedores.
Con el fin de producir a bajo costo, se rellenan los cojines directamente con poliestireno con un tratamiento deficiente o incluso sin haber sido sometido a tratamiento alguno. Dichos cojines son fácilmente reconocibles por su olor. Éste varía de ligero olor a plástico a un "olor a pegamento".
Una preocupante situación sobre la que han advertido repetidamente distintas organizaciones de protección al consumidor y la revista ÖKO-Test.

Le pedimos por tanto, que participe en nuestra campaña "la prueba del olor" y advierta a amigas y hermanas que planean la compra de un cojín de lactancia sobre el posible olor. Naturalmente, es posible alertar a los dueños de tiendas, quienes frecuentemente no tienen idea de ello, de que los cojines que venden emiten olores problemáticos.